Welcome to the mobile web

+34 93 254 58 19 y 93 205 11 12 secretaria@dolor.barcelona

 Neuroestimulación Epidural

 

La neuroestimulación es un tratamiento que administra impulsos eléctricos por medio de un electrodos implantados en el espacio epidural, cerca de la médula espinal.

Un neuroestimulador implantado consta de un electrodo en el espacio epidural conectado a una batería colocada totalmente interna bajo la piel del abdomen. El electrodo envía impulsos eléctricos suaves al SNC. Los impulsos eléctricos activan las neuronas inhibidoras del dolor situadas en el asta dorsal de la médula espinal y con ello se reduce la percepción de dolor.

El objetivo del impulsos eléctricos enviados, es que enmascaran las señales de dolor recibidas, y se percibe un hormigueo leve.

El dispositivo externo permite ajustar la intensidad y la ubicación de estos hormigueos de manera que es posible realizar las actividades diarias.

Se implanta con anestesia local, y el médico ajusta la neuroestimulación externamente con el programador, y el paciente puede abrir y cerrar el dispositivo, así como aumentar o disminuir su intensidad.

 Indicaciones de la Neuroestimulación  Epidural 

  • CRPS (distrofia simpático refleja)
  • Radiculopatías
  • Neuralgias intercostales
  • Neuropatías crónicas
  • Mononeuropatías
  • Angina refractaria
  • Síndrome postlaminectomía              ( cirugía fallida)
  • Miembro fantasma
  • Neuralgia postherpética
  • Aracnoiditis

 Criterios para la utilización de la Neuroestimulación Epidural 

  • Dolor moderado o intenso durante más de 6 meses
  • De características neuropáticas (hormigueo, pinchazos, entumecimiento, picor, ardor …)
  • Sin mejora con otros tratamientos, o por su intolerancia a los mismos
  • No tienen indicación de intervención quirúrgica
  • No tienen contraindicaciones para el implante
La colocación es percutánea, mediante una aguja se introduce electrocatéter, en el espacio epidural y según la zona que queremos estimular.  
Aunque al finalizar la inserción del electrodo, intraoperatoriamente se hace un test, y se puede modificar antes finalizar el procedimiento.
Imagen que visualiza el catéter implantado en el espacio epidural, a través del cual se emiten impulsos eléctricos a diferentes zones de dolor.
En el ejemplo inferior vemos un electrodo colocado sobre el 3er nervio occipital bilateral, en una paciente que presentaba lesión del mismo secundario a traumatismo.